Yate privado

Un jet privado los esperaba; una hermosa playa  y un yate para navegarla eran el regalo perfecto para él. El mar, era sólo para dos, mientras la música de un violín los encantaba al ritmo de las olas. El final de la cena quedo sellado con un espectáculo de fuegos artificiales.

Sorprende en jet privado

Un jet los llevará, solo a ustedes dos, a un destino paradisíaco. Una playa privada, una residencia de ensueño, un entorno para perder la cabeza. Escapar y tener un tiempo a solas, sin la rutina diaria, sin testigos. Solos tú y él. La cena y el cuarteto de cuerdas serán inolvidables y la magia dinal…